Sala de Prensa / Noticias del sector energético

España, el cuarto país de la UE que más se beneficia del sistema de comercio de emisiones de CO2

13 julio, 2016 | Publicado en Noticias del Sector

Fuente: elperiodicodelaenergia

 

Una de las formas más rentables y económicamente eficientes de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero se puso en marcha en 2005. Es el régimen de comercio de derechos de emisión (RCDE UE) que limita el volumen de los gases de efecto invernadero que pueden emitir las industrias con gran consumo de energía, los productores de energía y las compañías aéreas. Los derechos de emisión están limitados en un nivel máximo establecido por la UE, y las empresas o reciben o compran derechos individuales.

Estas empresas están obligadas a entregar a las arcas de sus respectivos países los derechos suficientes para cubrir todas sus emisiones si no quieren que se les impongan fuertes multas.

Solo en los años 2013 y 2014 la suma de todos los ingresos de los países miembros generó una cifra total de 6.837,2 millones de euros. Alemania (1.540,3M€) lideró el ranking de los que más ingresaron con este comercio y le siguieron Reino Unido (886,9 M€), Italia (794,5 M€), España (676,2 M€) y Francia (434,6 M€). Como lectura positiva supondría la entrada de más dinero a las arcas del Estado pero como negativa desvela quiénes son los países que más contaminan en la Unión Europea.

Se puede decir, a tenor de los datos, que la mayoría de los ingresos proviene de empresas que utilizan carbón para producir electricidad. Por ejemplo, si se comparan los datos de Reino Unido con Francia, se puede comprobar la cuota de energía nuclear en el mix energético de este último es mucho mayor. De hecho, Reino Unido experimenta una caída evidente de 2013 a 2014 -de 485,4 M€ a 401,5 m€- provocada por el cierre de muchas de las grandes centrales térmicas de carbón.

Sin embargo, también hay que destacar que en el conjunto de los países, entre 2013 y 2014, hay un descenso de los ingresos totales. Se redujeron en 416 millones de euros, lo que demuestra el esfuerzo que las empresas europeas hicieron por reducir sus emisiones (y por tanto comprar menos derechos), y que fue aún mayor porque el precio de los derechos de emisión se encareció en 2014 respecto a 2013 y aún así la tendencia fue a la baja. Pero no es la única razón.

También podría deberse a que en 2013, el Consejo de Ministros de la UE aprobó una asignación gratuita de derechos de emisión de gases de efecto invernadero a las instalaciones que hubieran registrado una reducción significativa de capacidad o han cesado parcialmente sus actividades antes del 1 de enero de 2013.

O porque el Banco Europeo de Inversiones ayudó a esa reducción al subastar 300 millones de euros de derechos de emisión para aquellas compañías que invirtieran en tecnología renovable.

En cualquier caso, todos los países redujeron sus ingresos menos dos, que aumentaron: Italia, que de 385,9M€ en 2013 pasó a 408,6M€ en 2014, y Hungría, de 34,6M€ en 2013 a 56,5M€ en 2014. Y como sorpresa la reducción de manera exponencial de Polonia, de 244M€ en 2013 a 78M€ un año después.

Sea como sea, este sistema se perfila como el principal instrumento para que la Unión Europea cumpla con sus objetivos de reducción de las emisiones de CO2 hasta un 40% en 2030 (con respecto a los niveles de 1990). Y aún está a tiempo de conseguirlo.

CLUSTER DE LA ENERGÍA DE EXTREMADURA 2014
Política de Privacidad  |  Mapa del sitio web