Sala de Prensa / Noticias del sector energético

La facturación horaria abaratará el recibo de la luz un máximo del 10%.

28 abril, 2015 | Publicado en Noticias del Sector

Quienes tengan contador inteligente pagarán menos si consumen energía por la tarde o de madrugada, o más si lo hacen por la noche.

¿Compensa levantarse a las tres de la mañana para poner la lavadora? Si es desde el punto de vista económico, no demasiado. La llegada de la facturación eléctrica horaria permitirá saber cuánto se paga en cada tramo del día por la luz que se consume. Es verdad que los precios de la energía cambian constantemente a lo largo de las 24 horas de una jornada. Pero las grandes diferencias de esos costes no se dejarán sentir en la misma proporción a la hora de calcular el recibo mensual.

Previsiblemente será a partir del mes de agosto cuando las eléctricas comiencen a facturar hora a hora a los consumidores que tengan instalados los contadores inteligentes (hasta finales de 2014 eran un 42% del total de los hogares). Las variaciones en el coste de la electricidad llamativas. El precio de la luz en el mercado mayorista puede subir -o bajar- hasta un 25% dependiendo del momento del día en el que se encienda el interruptor.

Por ejemplo, el jueves día 16 de abril, el precio máximo que marcó la electricidad fue de 59 euros por megavatio/hora, a las diez de la noche; el mínimo fue de 44 euros a las seis de la tarde, durante las horas de sol, y a las cinco de la madrugada. La diferencia de encender la lavadora, el lavavajillas o la vitrocerámica por la noche o a media tarde puede suponer un ahorro aparente del 25%.

Pero en la compleja factura de la luz, por cada 100 euros que se pagan en el recibo, solamente 40 euros corresponden a la energía consumida. Los otros 60 euros son costes fijos que determina el Gobierno: impuestos, primas a las renovables, pago del déficit eléctrico, moratoria nuclear, transporte, redes, etc.

Es decir, que ese ahorro máximo inicial del 25% en el consumo se aplicará sobre el 40% del importe de la factura, lo que supone una reducción real del 10% en lo que se paga con el recibo. Para una familia con una factura de 80 euros al mes, ese ahorro será de ocho euros. Pero para conseguir este descuento hay que estar muy atento a todos los precios.

Quienes quieran conocerlos, pueden tomar como referencia los registros que publica OMIE (mercado ibérico de energía). Hay tendencias que repiten y que el consumidor puede tener en cuenta para saber cuál es el mejor tramo. Por ejemplo, cuando más cuesta consumir electricidad es entre las 22.00 y las 23.00 horas. El momento en el que los precios se encuentran realmente bajos es de madrugada, hasta aproximadamente las 06.00 horas de la mañana. En este periodo, la caída del coste con respecto a las diez de la noche puede alcanzar el 25%, prácticamente el mismo que se suele conseguir a media tarde. A medida que avanza el día, los costes van incrementándose hasta la hora de comer, con alzas que alcanzan el 30% con respecto al desayuno. Desde las 14.00 hasta las 19.00 horas los precios se van reduciendo más de un 20%. Y a partir de las siete de la tarde se disparan otra vez hasta cotas cercanas al 25%.

Todos estos cambios tienen su explicación. El precio de la energía lo determina tanto el consumo que se realice en todo el país como el tipo de producción que abastezca esa demanda. El coste aumenta desde primera hora de la mañana por el uso intensivo de energía que necesita la actividad del país, sobre todo la de las industrias, que son los grandes consumidores. A partir del mediodía se ‘calma’ esa demanda porque parte de las factorías y centros de trabajo comienzan a reducir su actividad. Y repunta por la noche, cuando más hogares ‘tiran’ de la calefacción o el aire acondicionado, usan la cocina, iluminan sus estancias… Además, el precio suele ser más bajo de madrugada porque es cuando las eólicas suelen trabajar a mayor potencia. Y sube durante el día por la necesidad de acoplar a la red las centrales de ciclo combinado, que son las más costosas.

Cambio de hábitos

A partir de ahora, muchos ciudadanos tendrán que aprender a ahorrar según la hora del día. El presidente de Red Eléctrica, José Folgado, anticipaba esta semana que “se consumirá energía en momentos en los que hasta ahora no se hacía porque resultará económico”. Sin embargo, desde el sector energético apuntan que pocas personas modificarán el uso de los electrodomésticos por muy rentable que les resulte.

Los consumidores ya están pendientes de cómo será la nueva factura. Si al presidente de la Comisión Nacional del Mercado y la Competencia (CNMC), José María Marín Quemada, la actual le resultaba “incomprensible”, la nueva puede serlo aún más si incorpora el consumo hora por hora. Fuentes del sector apuntan que lo más probable es que se establezcan los precios por tramos horarios, para facilitar la comprensión de un recibo cuyos cálculos podrían resultar más complejos si no se estructura de forma clara.

Fuente: www.hoy.es

CLUSTER DE LA ENERGÍA DE EXTREMADURA 2014
Política de Privacidad  |  Mapa del sitio web